Activación de la Estrella del Hombre de la Tierra – Chakra bajo 2

hombre-tierra

Activación de la Estrella del Hombre de la Tierra – Chakra bajo 2. Las energías celestes y terrestres confluyen en este punto de equilibrio dando la fuerza al Hijo. Este es su Portal, su centro.

Está representado con el Hombre de la Tierra, un Ser Consciente de sí mismo, unido a los ciclos de la Naturaleza, sembrando su alimento, hablando con todos los seres vivos, caminando consciente de la Luna y el Sol y su influencia sobre él.

Al activar este chakra, comprendemos y sentimos que la Tierra está viva, que todo sobre la Tierra está en Unidad. Comprendemos el lenguaje de la Tierra y de los seres que sobre ella habitan. Vivimos una realidad donde TODO tiene vida, todo se alimenta a sí mismo, crece, se reproduce, se transmuta…

Con esta apertura aprendemos a vivir en armonía y Amor con la Naturaleza, valorando la Vida y la comunicación interna de las cosas. Esto nos proporciona un equilibrio entre nuestra vida y la vida de la Tierra.

Activar este chakra elevado significa re-conectar con nuestras verdaderas raíces. En esta era industrial hemos olvidado quiénes somos, de dónde venimos, qué nos alimenta. Se nos ha olvidado reconocer el valor que tienen los elementos de la naturaleza y dar las gracias a la vida.

Esta activación renueva este recuerdo. Nos hará conocedores de nuestros instintos internos, nuestras facultades de la vida natural. Pero también nos recordará todo lo que necesitamos: el aire puro, el agua limpia, purificar el organismo o vivir una vida natural.

La sencillez en la vida es valiosa, tiene recompensas que las personas de la era industrial no son capaces de reconocer. Poco a poco nos renovamos y vamos viviendo un cambio que nos llevará de vuelta a lo esencial.

Activación:

Para hacer este ejercicio lo ideal es estar en la montaña, cuanto más alto mejor. El cuerpo no tiene que estar excesivamente abrigado y no es necesario estar sentado, pero sí en contacto con la naturaleza. Durará unos momentos.

Estiramos nuestros brazos quedando las manos a la altura de la cadera, con las palmas hacia adelante en un ángulo de 45º con el cuerpo.

Desde las manos sentimos y visualizamos que salen unos haces de luz que nos conectan con los lugares sagrados y de más poder energético que hay a nuestro alrededor. Saldrá un rayo hacia un gran lago, otro hacia una cascada, otro al subsuelo, otro hacia el Sol, otro a las nubes…

Veremos rayos de luz que van de nuestras manos a elementos circundantes con una gran potencia visual y energética, con vida.

Según estos rayos se forman y la energía se fortalece en ellos, nuestro corazón se empieza a reactivar y empezamos a sentir que estamos conectados con esos lugares, estamos en conexión con ellos. Nosotros los alimentamos con nuestra energía y nuestro amor. Ellos nos alimentan a nosotros con su vida.

Al momento, se activa la conciencia en la parte de la frente, desde el tercer ojo, y el tubo de luz se limpia y se activa hasta el Puerta Dévica, enviando energía sanadora que rompe nuestro círculo de dolor y apego con este Chakra.

Una herida encontraremos aquí, en el alma. Es el sentimiento de culpa al ver a la Madre Tierra sufriendo. Según sanamos esta herida, el Chakra más y más se abrirá, y más rayos de luz saldrán de nuestras manos.

Cuando sintamos que es el momento, respiramos profundamente varias veces, abrimos los ojos, y nos acercamos a un río o un pequeño caudal de agua que haya cerca.

Nos mojamos los pies, o las manos, la cara. Nos lavamos con esa agua y permitimos que el agua se lleve nuestro miedo, y nos limpie.

A la vez, nos despejamos para ser capaces de ver y comprobar los efectos de re-conexión planetaria de esta meditación.

Antes de irnos del lugar nos apoyamos en el sueño y agradecemos a la Tierra por esta bendición de este día sagrado.

Este ejercicio hay que realizarlo como un ritual sagrado, porque realmente rompemos con una vieja atadura. El despecho a la Madre Tierra tiene que ver con el gran orgullo que la humanidad ha alimentado durante muchas vidas.

Mucho tiempo atrás los “Hombres de la Tierra” nos recordaban que esto pasaría. Pero ciegos de avaricia, las personas buscaron más y más.

Esta meditación sana ese recuerdo, por eso es tan poderosa. Pero a la vez nos conecta con la vida en la tierra y sobre la Tierra. Y por ello es tan valiosa.

Fuente: Chakras Elevados, las puertas celestes del alma de Altaïr García Mayalay.

Por favor, comparte y da me gusta: