¿Cómo ayudar a alguien a superar una adicción?

Teal-Scott¿Cómo ayudar a alguien a superar una adicción? Este post va dirigido sólo y exclusivamente a aquell@s que desean ayudar a superar la adicción de un ser querido. En caso de que seas alguien que desea superar la adicción, pulsa aquí para ir al post correspondiente.

Teal Scott lo explica a la perfección en este vídeo y nos da unas pautas muy valiosas para ayudar de la manera más conveniente al adicto en su proceso. Sin duda creo que pueden servirle de ayuda a mucha gente, por lo que he decidido compartirlos con vosotros.

Os dejo aquí por escrito el mensaje que transmite para quién quiera repasarlo sin necesidad de ver de nuevo el vídeo, y abajo encontraréis el vídeo en versión original subtitulado en español. Os recomiendo que veáis el vídeo y no os limitéis sólo a leer su mensaje, ya que es importante percibir y sintonizar con el tono y énfasis que pone Teal en sus palabras, lo cual hará que te llegue mejor su mensaje.

Tener en cuenta también que está escrito directamente la traducción literal del vídeo, y que por lo tanto a nivel gramatical puede que no sea la forma más correcta de expresarlo, pero lo importante es centrarse en el mensaje.

¿Qué hacer cuando un ser amado tiene una adicción?

Las adicciones no son acerca de la sustancia o actividad, sino acerca de lo que la actividad o sustancia están ocultando. Es acerca del dolor que encuentra alivio a través de la sustancia o actividad. No es la adicción la que destruye familias y vidas, sino que son aquellas cosas que están detrás de la adicción las que destruyen familias y vidas. Es aquella raíz que inspira y da pie a la adicción, aquellas heridas y miedos profundos que no han sanado.

Fundamentalmente, lo que una persona debe hacer para salir de una adicción, es sanar heridas y miedos de los cuales la persona está huyendo cuando utiliza esas sustancias o actividades consideradas como adicción. Cuando empieza a ser obvio que alguna persona amada tiene una adicción, es un gran “shock” y puede que nuestro primer impulso sea tratar de salvar a esa persona, pero la realidad de las adicciones es que la única persona que puede salvar a un adicto es la misma persona adicta.

La única forma en la que puedes sanar una adicción (y es lo mismo para cualquier cosa), es si tú mismo quieres sanar. Uno no puede tomar esa decisión por los demás, y creo que esto es lo más difícil para alguien que ama a alguien que tiene una adicción, porque uno tiene que ser capaz de ver cómo alguien va destruyendo su vida… porque es su propia vida. No debes caer en el típico: “pronto buscaré ayuda” o “en verdad voy a tratar de dejar esa sustancia pronto”, porque cuando amas a un adicto empezarás a notar que ellos dirán cualquier cosa con tal de que los dejes moderadamente en paz, de tal forma que no les dejes y no pierdan tu apoyo, y al mismo tiempo, puedan seguir con el mismo comportamiento.

Frases como: “quiero obtener ayuda” o “pronto buscaré ayuda” son frases que escucharás mucho antes de que la persona decida dejar realmente la sustancia o actividad adictiva. Esto es debido a que existe un punto, antes de que la persona realmente quiera dejar la adicción, en el que se da cuenta que su comportamiento está mal según los estándares sociales, pero aún no se dan cuenta que la adicción los perjudica más de lo que los beneficia.

Amar a alguien adicto trata de que podamos liberar nuestra resistencia hacia ellos y de dejar ir nuestra necesidad de controlarlos a expensas de nuestra felicidad. Amar a un adicto es una de las mejores formas de aprender que nadie más que tú mismo es responsable de tu felicidad. Si tú basas tu felicidad en alguien más, no tienes ninguna libertad en absoluto, y cuando amas a un adicto, rápidamente te darás cuenta qué tanto basas tu felicidad en otras personas. Es un concepto difícil de aceptar, pero nada de lo que hagas o digas cambiará el comportamiento de un adicto, ellos mismos tienen que decidir el querer dejar la sustancia o actividad adictiva.

Las adicciones ocurren debido a que la persona quiere un alivio, la persona quiere sentirse feliz y piensa que la única forma de encontrar alivio es tomando aquella sustancia o haciendo aquella actividad. Es por esto que la motivación detrás de la adicción es completamente benévola. Así que, la persona que amas y que tiene una adicción no lo está haciendo para lastimarte.

Como mencioné antes, darse cuenta de que un ser amado tiene una adicción es un gran “shock”, y normalmente nuestro primer impulso es sentir una especie de culpa o sentirnos responsables de algún modo: “si lo hubiera sabido, él/ella no habría caído en esa droga… si hubiera, si hubiera, si hubiera…” El que asumamos este tipo de responsabilidad, no es beneficioso para sanar, porque para sanar uno tiene que tomar responsabilidad de sus propios actos. Entonces, cada vez que asumas la culpa de ser la razón por la cual esa persona tiene la adicción, le estás quitando un fragmento a esa persona, en cuanto a su habilidad para sanar. Para que puedan sanar, ellos tienen que asumir toda la responsabilidad en cuanto a las acciones que toman.

Tratar con alguien que es adicto es algo sumamente difícil. Por esta razón es importante que encuentres apoyo, tanto como lo necesita el adicto. Necesitas encontrar a aquellas personas capaces de apoyarte a través del doloroso proceso de ver a alguien destruyendo su vida, alguien a quién amas. Rápidamente te darás cuenta de cuáles son las personas que son capaces de mantenerse alineadas a través de este proceso de apoyo y aquellas que no, porque cuando uno tiene un familiar o ser amado que es adicto, y le es difícil a la gente mantener su alineación cuando empiezan los conflictos, verás que ellos se alejan de forma natural. Tus amigos empezarán a desaparecer y los únicos que se quedarán son aquellos capaces de mantenerse alineados mientras te ayudan.

Así que, en lugar de tratar de aferrarte a esas personas que consideras tus amigos y que son incapaces e indispuestos a ayudarte, mejor déjate ir hacia aquellas personas que realmente te pueden ayudar. Existen muchos grupos de apoyo y profesionales que específicamente tratan de ayudar a la gente que ama a alguien con adicciones. Es crucial que encuentres apoyo a través de este proceso, así que búscalo de cualquier manera posible.

Nunca serás capaz de prevenir que alguien se involucre en un comportamiento adictivo, ellos siempre encontrarán la manera de hacerlo, pero lidiar con una adicción significa tener en claro la delgada línea entre facilitar una solución en lugar de resistir el problema. Tienes que ser muy honesto contigo mismo para saber si la ayuda que estás brindando está facilitando su destrucción o si está ayudando a su alineación hacia la solución. Esto cambiará dependiendo de la adicción, por ejemplo: para algunas adicciones, si tú proporcionas un hogar, dinero para la renta o transporte, esa persona literalmente venderá la ropa que lleva puesta o cualquier cosa que les proporciones para involucrarse en el comportamiento adictivo. Así que, en esa situación específica, la ayuda (financiera o de otro tipo) que les brindes estará alimentando la adicción de forma indirecta.

El comportamiento adictivo será mucho más difícil de lograr cuando las consecuencias por involucrarse en la adicción van aumentando cada vez más. Muchas veces, cuando uno retira ese apoyo que está facilitando el problema notablemente, entonces el perjuicio de la adicción se convierte mucho más grande que el beneficio y eso es lo que realmente estamos buscando. Estamos buscando lograr que el perjuicio se muestre mucho más grande que el beneficio para el adicto. Algunas veces sólo ellos mismos se podrán dar cuenta, este es el caso con una adicción como el “cutting” (cortarse, lesionarse a sí mismo). Cuando alguien tiene una adicción a cortarse, realmente no hay manera de que otra persona proporcione un contraste al adicto para que se de cuenta de que el perjuicio es peor que le beneficio, ellos solos se deben de dar cuenta cuándo ya no pueden vivir en su propia piel.

Así que, en el inicio esa es la clave para alguien que quiere sanar de una adicción: el perjuicio percibido tiene que superar al beneficio percibido para que alguien quiera salir de la actividad o sustancia adictiva. Si tu amas a alguien, no te sentirás bien al facilitarle algo que lo está perjudicando, así que no lo hagas. Aunque también debo decir que tampoco te sentirás fabulosamente retirando tu apoyo hacia un adicto, aún cuando ese apoyo esté facilitando su adicción; pero la razón por la cual no te sientes bien es porque hemos nublado nuestro juicio, hemos nublado lo que nuestro corazón sabe que es correcto con todo tipo de pensamientos como: “pero soy su madre y ninguna buena madre dejaría que su hijo viva en la calle” o “si retiro mi apoyo, él o ella ya no me amará y nunca me perdonará”. Ese tipo de pensamientos son los que están nublando lo que intuitivamente sabes que es correcto o incorrecto en tu corazón y hacen que sigas involucrándote en el apoyo que está perjudicando a la persona adicta.

Entonces, al lidiar con una adicción tenemos que examinar cuidadosamente nuestros miedos y heridas para poder hacer lo que es correcto según nuestro corazón y correcto para la persona adicta. Para aquellos que estáis lidiando con un ser amado con adicciones, debéis priorizar vuestra propia salud y alineación. No puedes ayudar a nadie a partir de tu carencia, no puedes ayudar a que alguien logre salud si tú no tienes salud. No puedes ayudar a que alguien encuentre alineación cuando tú no has encontrado alineación.

También tendrás que aprender todo lo posible acerca de la adicción por la cual está pasando el ser amado. Cultivar comprensión te ayudará a cultivar compasión, que es un ingrediente clave para que dejes de tener resistencia hacia el adicto (lo cual alimenta la adicción). También te ayudará a no estar desprevenido, porque cuando estudias una adicción y estudias la sustancia o actividad adictiva específica, empezarás a sentir como si pudieras anticipar lo que sigue y anticipar su comportamiento y

    • es menos probable tomarlo como algo personal,
    • es menos probable que reacciones y hagas algo perjudicial para el adicto.

La gente que tiene adicciones, frecuentemente no es capaz de darse cuenta durante mucho tiempo de que tiene un problema. Frecuentemente necesitan llegar a tocar fondo y puede que ni siquiera puedan escuchar lo que tengas que decir, pero es muy valioso que te expreses hacia el ser amado que tiene una adicción. Tienes que confrontar a la gente acerca de su adicción, PERO, no fastidies, critiques o des sermones a un adicto. Gritar, insultar y exagerar (aún cuando estés estresado) es perjudicial cuando se trata de sanar una adicción. Si además te involucras en adicciones, por muy pequeñas que sean, es perjudicial porque pensará que eres hipócrita.

Es muy probable que la persona amada con adicción haya usado la adicción para controlar algún estrés, así que si el ambiente entre tú y esa persona es estresante, ellos querrán usar la adicción aún más. No culpes, critiques, reproches o humilles al ser amado con adicción. Solamente deberás expresar cómo ha sido la situación para ti. Debemos ser completamente honestos. Honestos acerca de lo que hemos pasado al lidiar con su adicción, honestos acerca de lo queremos para la persona con adicciones. Pon atención en lo que pienses que pueda ser lo que más ha motivado la adicción.

Cuando confrontes a alguien con una actitud de crítica, reproche o resistencia, siempre te saldrá el tiro por la culata. Tu único verdadero poder se comunicar el amor que sentimos por la persona que nos preocupa y simplemente expresar ese amor sin ninguna condición, sin condenar, sin amenazar y sin consejos. No tomes acción de intervención sino hasta que ellos se acerquen a ti por ayuda, hasta que ellos te demuestren receptividad y deseo. Realmente demostrar y no sólo con palabras. Deberás esperar a que la persona adicta se acerque a ti activamente buscando tu ayuda.

La primera parte de amar a un adicto se trata de no facilitar lo que hace que alimente un hábito destructivo. La segunda parte se trata de esperar que ellos se acerquen a ti por ayuda. En ese punto, querrás poner mucha atención en lo que sientes, porque basándote en lo que sientes, podrás juzgar si tus acciones para ayudar al adicto (una vez que se acerque a ti) están alineadas o desalineadas con tu propia felicidad, y esta es la única manera en la que los podrás ayudar. Por ejemplo: puede que te sientas bien si los llevas al centro de rehabilitación, puede que te sientas bien si los ayudas a profundizar en la causa que los motiva a la adicción; puede que te sientas bien si suministras fondos para que puedan ir a un centro de rehabilitación, pero obviamente cuando se trata de ciertas adicciones, tú tendrás que proporcionar personalmente ese dinero al dueño del centro y nunca le des el dinero a la persona con la adicción, porque lo más probable es que con sus síntomas de abstinencia y ansias utilicen ese dinero para regresar a la adicción. Si un ser amado sufre de una adicción y no se siente capaz de ir solo a una sesión de terapia en grupo o a un centro de rehabilitación, entonces si te sientes bien al hacerlo, hazle saber que estás dispuesto a acompañarlos en el proceso.

Me gustaría que vierais ese estado de espera. Lo que uno hace es esperar a que el adicto toque a tu puerta, y una vez que esté en tu puerta, si te sientes bien al hacerlo, abre la puerta, pero después debes darte cuenta que el adicto es el que tiene que cruzar la puerta por si solo, no puedes arrastrarlo o empujarlo para cruzar la puerta. Lo que debes hacer es tomar cualquier medida que tú sientas y que ellos sientan que esté alineado con la solución.

Cuando se trata de ciertas adicciones, el proceso de ver cómo alguien destruye su vida mientras que tú mantienes una vibración muy alta, es muy difícil. En algunos casos debes dejar esa ayuda a profesionales y centros que tratan con ese tipo de comportamiento y que ayudan a sanar adictos. Ellos no están tan arraigados como tú al resultado de la persona que amas, y gracias a esto, son capaces de desapegarse de lo que está pasando y así mantener la vibración de la solución. Gracias a esto, pueden actuar como una especie de torre o fuente de luz. Ellos mantienen como su principal enfoque lo que saben que es posible para el adicto. Y así, para el adicto es mucho más fácil alcanzar lo que realmente quiere, cuando está rodeado de gente que es capaz de no caer en esas vibraciones bajas.

Esto es particularmente cierto para aquellos padres cuyos hijos tienen una adicción. En otros países, la palabra para nombrar el amor entre un padre y un hijo es diferente. En nuestra cultura estamos muy limitados a una palabra: amor; y ésta debe abarcar todas las vibraciones relacionadas con el afecto hacia alguien, pero en el budismo tibetano, en donde la palabra para describir el amor entre un padre y su hijo es diferente, se enseña que este tipo de amor es el que más consume de todos los tipos de amor que existen. Es el apego más difícil del cual desprenderse, lo cual hace que ser padre sea una de las lecciones más grandes de nuestra vida.

Aunque es posible pensar que puedas mantener una vibración alta mientras tu hijo se está destruyendo, esto no sólo es poco realista, sino que también es auto-abusivo, especialmente cuando el hijo aún depende de ti. Obviamente, no puedes dejar de proveer un hogar o recursos para un menor de edad. Entonces, si tu proceso para ayudar a alguien involucra a un menor de edad del cual no puedes retirar un hogar o recursos, entonces realmente debes llevarlo a un centro o con un profesional.

Ahora, como muchos de ustedes saben, no todos los profesionales ni todos los centros son iguales. Hay algunos centros que hacen más daño que bien. Cualquiera que valga la pena, va a hacer que su enfoque primordial no recaiga en la sustancia o actividad, sino que recaiga en lo que está detrás de la conducta adictiva. Así que, tienes que hacer tu tarea. Empezarás a obtener una noción y deberás confiar en tu intuición para elegir el programa adecuado. Existen muchos centros de rehabilitación los cuales están cubiertos bajo la influencia de alguna religión específica. La intención detrás de ese tipo de centros no es realmente pura. Su idea es que, si te involucras en algún tipo de religión, ésta será la que te salve de la adicción y ellos tienen un índice de éxito muy bajo en llevar a alguien desde la adicción a un estado de salud. Así que será mejor que te acerques a gente que sea más abierta y que esté enfocada en sanar heridas profundas y miedos profundos. A parte de eso, que también se enfoquen en desarrollar unas herramientas que permitan el afrontamiento para que, cuando se reintegren en la sociedad, tengan tácticas para que no se vuelvan a involucrar con la misma gente, comportamientos y actividades que le conduzcan de nuevo a la adicción. Realmente debes confiar en tus instintos y realmente debes de hacer tu tarea.

La gente adicta no cambiará y no dejará su adicción a menos que sienta algún tipo de consecuencia por la adicción. Por esa razón, no debes invertir mucho esfuerzo en prevenir que sientan esas consecuencias. No intentes ser “el salvador”. Es su vida y ellos pueden hacer cualquier cosa que deseen. Esto es muy difícil de entender cuando eres el padre de un hijo con adicciones porque, obviamente, fuimos nosotros los que lo trajimos al mundo y quienes los vimos crecer y cambiamos sus pañales. Pero es su vida, ellos pueden hacer lo que quieran con su vida. Ellos tienen libre albedrío.

Obviamente, la única situación en la que debes intervenir, en cuestión de consecuencias, es si está apunto de lastimar a alguien más. Este es el caso cuando se trata de, por ejemplo, conducir en estado de ebriedad. La probabilidad de que exista un comportamiento destructivo como resultado de la adicción y conducir ebrio, es muy alta. Así que ese es el momento en el que, en lugar de dejar que sienta las consecuencias, debes ir a quitarle las llaves del coche y hacer imposible que se involucre en las consecuencias de ese tipo de adicción (en este ejemplo el alcoholismo).

Rescatar a la gente de sus problemas (esto va para todos y no sólo para adictos, pero especialmente a los adictos), rescatar a cualquier persona lo inhabilita e impide que encuentre su propio poder personal, su propia libertad y su propia felicidad. Si quieres que un adicto cambie, tú también tendrás que cambiar. Es fácil ver a alguien cuyo comportamiento pensamos que no es sano y echarle la culpa de todo, pero si tú coincides en tu vida con un adicto, entonces también existe alguna herida o miedo propios a los que debes prestar atención. Así que debes averiguar cuál es tu punto de atracción relativo a la experiencia de amar a alguien que se está destruyendo a sí misma o de perder a alguien.

Lo irónico de este proceso de sanación para la gente que está involucrada con un adicto es: si tú demuestras la capacidad de observarte profundamente y cambiar tu vida, será dos veces más probable que ellos lo hagan por sí mismos. Lo que estoy apunto de decirte, creo que es lo más importante que puedes hacer por un adicto. Sin embargo, la única forma en la que podrás hacer lo que estoy apunto de decir, es si estás alineado tú primero… No será posible que hagas lo que estoy por decir, si te encuentras en un aspecto o estado de vibración baja. La mejor cosa que puedes hacer por un adicto es reflejarles lo que realmente son. Mantén en tu mente, sin importar lo que están haciendo y su comportamiento, que tú sabes lo que realmente son. Confía en que ellos son capaces de curarse a sí mismos. Ámalos sin importar lo que decidan o no hacer con sus vidas incondicionalmente. Observa la solución en lugar del problema. Observa cuan profundo sea necesario para ver que las adicciones han llevado a muchos hombres y mujeres a tocar fondo.

Pero, ¿qué es tocar fondo? Cuando se toca fondo, es el punto al que llegan y que llamaríamos un “punto de ruptura”, es el punto en el cual ya no pueden involucrarse en conductas destructivas. Tocar fondo es la pregunta, y la solución es la respuesta. Nadie en la comunidad espiritual, nadie que tenga inteligencia condenaría el problema cuando es lo que ayuda a que la gente se alinee con la solución y que hace que su vida sea aún mejor que si nunca hubiera tenido ese problema. No podemos condenar la pregunta, porque la pregunta es responsable de la respuesta; la respuesta es la expansión de las vidas que llevamos. Entonces, para algunas personas, la adicción es lo que está alimentando su expansión.

Básicamente, el punto de ruptura es un espejo desde el cual ya no pueden seguir el mismo camino destructivo que han llevado. No tienen otra opción más que confrontar los problemas más profundos en sus vidas. Retira tu atención del daño que esto ha causado en tu vida o en su vida, y colócala en el regalo que potencialmente representa para la vida de alguien más. La desconexión es la que en principio nos permite buscar la conexión. Así que, la desconexión de abusar de tu persona con una adicción, podría ser aquello que cause que te alinees con tú conexión a todo lo que existe, a tu Verdadero Yo, a la energía de La Fuente, o a lo que sea que es. La conexión no es algo que la mayoría de la gente sienta en sus vidas separadas. Así que, de hecho, una persona adicta aquí tiene una oportunidad extra y potencialmente puede encontrar una mayor fuente de conexión, a comparación de aquellos que nunca han estado en un estado de miseria o desconexión. Es posible concentrarse en la solución sin prestar tu energía hacia su actual posición y evitar facilitar un estado de destrucción.

Amar a alguien no significa sacrificarse a sí mismo. Amar a alguien no significa convertirse en un tapete. Amar a alguien es estar en un estado estable de confianza propia desde el cual eres capaz de alimentar tu propia felicidad y sólo extender acciones que estén alineados con el bien supremo y amor incondicional, sin tener resistencia hacia el comportamiento destructivo y sin tomar acción alguna que facilite la conducta destructiva. Puedes establecer límites mientras permaneces en un estado de amor incondicional, porque el amor incondicional, antes de nada, es amor incondicional hacia ti mismo.

Puedes tomar pasos para asegurar tu propia felicidad y salud, sin tener que controlar su comportamiento. Por ejemplo, puede ser algo así: “en este momento y para mi alineación, es importante dejar de estar en contacto contigo”. No le estás diciendo que debe parar, estás decidiendo lo que es necesario hacer para seguir alineado. Puedes decir: “voy a ir a crear una cuenta personal para sentirme seguro de dónde está mi dinero y para que no esté pagando una conducta destructiva”. Esto no es lo mismo que decirles lo que deben hacer con su dinero.

Lidiar con un ser amado adicto es nuestra oportunidad para tomar la responsabilidad de nuestra propia felicidad. Es el momento en el que podemos retirar las expectativas que tenemos sobre otra gente para que se comporten de tal manera que nos haga feliz. Esto es un sustituto barato de felicidad. Es un momento para buscar la diferencia entre el amor condicional y el amor incondicional. Es verdad que algunas veces las adicciones son el camino por el cual la gente elige la muerte. Pero la alineación que se logra a través de la muerte, también es alineación y sigue siendo su elección. Es tu elección morir al igual que fue tu decisión llegar a esta vida, pero prometo que lo que la mayoría de la gente quiere es vivir una vida de libertad y felicidad, y la mayoría de la gente no sabe cómo lograrlo.

Cuando estás lidiando con un adicto, puede que sientas como si estuvieras luchando una batalla perdida, pero te prometo que no es así. Si eres capaz de estar con alguien, aún en su estado de locura y seguir enfocado en lo que realmente son y en lo que son capaces de hacer, entonces estarás cambiando el peso de la balanza hacia el lado de su Verdadero Yo, el cual prometo que es 10 veces más expansivo que el aspecto de su desconexión temporal. Debes alinearte con la solución sin resistir el problema.

FUENTE: Pulsa aquí en caso de no visualizarlo

Por favor, comparte y da me gusta: