El microondas y nuestra alimentación

microondas

El microondas y nuestra alimentación. Todos sabemos que los microondas generan ondas electromagnéticas que, gracias a ellas, hacen que las moléculas de los alimentos vibren provocando su fricción y , con ello, se calienten.

Hay que tener en cuenta, que no sólo lo hacen en nuestros alimentos, también en los recipientes que utilizamos, ya que los atraviesa sin problemas.

La forma de calentar los alimentos de forma tradicional calienta desde fuera hacia adentro, mientras que con estos aparatos los alimentos se calientan de dentro hacia afuera.

Según diversos estudios, como el del doctor Andreas Kuhne, demuestran que esta forma de calentar y cocinar nuestro alimentos sí los altera de forma química y produce una reducción de vitaminas considerable. Por ejemplo, el ácido fólico, vitamina del grupo B básica para la formación de la sangre e importante para el sistema inmunitario y crecimiento, desaparece 5 veces más rápidamente en los alimentos tratados con microondas. También se producen pérdidas considerables en vitaminas B1, B6 y C.

Las proteínas también son víctimas de este moderno aparato, ya que altera su estructura de forma más intensa que los métodos de cocción tradicionales. Si observamos las verduras cocinadas en microondas a través de microscopio, también descubriremos que sus paredes celulares aparecen completamente desgarradas.

Todo esto y mucho más, aún no se conoce las repercusiones que pueden generar en nuestro organismo, ya que todavía no ha pasado suficiente tiempo desde su invención, pero desde luego no pinta nada bien…

¿Vosotros qué opináis?

Fuente: La nueva cocina energética de Montse Bradford.

Por favor, comparte y da me gusta: