El punto y final

punto_y_final

Es triste poner punto y final a capítulos de la vida,

pero si no lo haces, es imposible redactar más historias.

El punto y final. Las rupturas no suelen ser plato de buen gusto, pero pueden ser un momento de crecimiento personal enorme, ya que tienen la potencialidad de ayudarte a conocerte a ti mism@ y saber exactamente lo que quieres.

Si bien es cierto que es difícil pasar página, es necesario que pongamos al menos un punto y final. ¿Cómo conseguirlo? Alguno de los consejos que puedo darte es primeramente analizar de forma objetiva cuáles han sido los fallos de ambos, no sólo de nuestra ex pareja… ya que tenemos tanta o más responsabilidad por todo lo que ha sucedido. ¿Porqué tenemos más responsabilidad? Por haberlo permitido, básicamente… y por habernos resistido al cambio. Muchas veces hacemos oídos sordos a nuestros sentimientos y emociones, pudiendo derivar en estrés, depresión y más enfermedades. Pero no te culpes tampoco, de todo se aprende y esta vida es la mejor escuela que existe. A partir de ahora tendrás más claro quién eres, qué es lo que quieres y esperas de alguien, y sabrás escoger mejor la próxima vez y/o frenar a tiempo cuando veas venir cosas que no toleras, permitiendo dejarlo si es necesario de una forma más sana y menos ‘dramática’.

Es importantísimo conocernos a nosotros mismos, conocer lo que nos hace felices y, sobretodo, buscar a alguien que sea acorde con nosotros, no pretender que con el tiempo acabe siéndolo… porque no todo el mundo cambia, no todo el mundo evoluciona… es mejor encontrarlo desde el principio para no tener lamentaciones después.

Medita cada día, descubre qué hay al fondo de cada sentimiento que tengas… y cuando llegues a la verdad absoluta, podrás por fin poner punto y final y comenzar con más energías que nunca a vivir plenamente, como te mereces.

Cuando descubrimos las farsas de control que hemos adoptado nosotros mismos y la otra persona, se descubren cosas inimaginables y muchas veces nos decimos… ¡cómo he estado tan cieg@! Realmente a veces no queremos ver… o nos engañamos a nosotros mismos pensando que hay que aguantar un poco, sino nunca se consigue tener una pareja estable… pero todo tiene su justa medida y su justo límite. Una acción o hecho puede tener menos importancia que otros, el caso es interiorizar para descubrir cuáles son nuestros límites, lo que estamos dispuestos a aguantar por amor y lo que no.

Una vez te conoces, una vez llegas al fondo auténtico del asunto… sólo queda poner el punto y final y despedirte. Darle gracias por todo lo que te ha enseñado y comenzar con ilusión y energía una nueva etapa en tu vida, posiblemente la más rica que hayas tenido nunca, porque no sólo se trata de olvidar a una pareja, se trata de volvernos conscientes para poder evolucionar y la próxima vez atraer a alguien que tenga el mismo nivel de energía que nosotros, que al ser más elevado gracias a la toma de conciencia… ¡será muchísimo mejor!

A partir de entonces, con consciencia e iluminación propia, podremos redactar nuevas historias, historias que nos harán más felices y donde seremos más conscientes de que sólo nosotros mismos somos los que tenemos el poder de escribirlas, ya que el bolígrafo siempre ha estado en nuestra mano, ¡y ahora somos conscientes de ello!

Por favor, comparte y da me gusta: