Equilibrando nuestro campo energético – Ejercicio 2

Este es el segundo ejercicio que os proponemos para mantener el equilibrio del campo energético y así cuidar de forma integral nuestra salud y bienestar.
Sin más preámbulos, paso a describíroslo:

Ejercicio 2:

Este ejercicio es ideal para practicarlo en un lugar tranquilo y al aire libre.

Buscamos un árbol y nos apoyamos en su tronco con la espalda bien recta y con los pies descalzos, a ser posible. Observamos el ritmo normal de nuestra respiración.

Imaginamos que somos el árbol y sentimos nuestras raíces profundamente enrraizadas en la Madre Tierra, y nuestras ramas orientadas hacia el universo. Nos nutrimos con la energía que genera los cuatro elementos de la naturaleza:

  • El Sol / energía nos calienta y revigoriza.
  • El Aire juega entre nuestras ramas, purificándonos y reforzándonos.
  • Nuestra raíces se nutren de la Tierra, buscando agua de corrientes subterráneas, puras y cristalinas.

Inspiramos a través de las ramas los elementos aire y sol. Dirigimos la inspiración a través del ronco y expiramos profundamente a través de las raíces, hacia la tierra y las corrientes subterráneas de agua.

A continuación, inspiramos mediante las raíces, los nutrientes que la tierra y el agua nos ofrecen. Los conducimos por el tronco hacia las ramas. Expiramos esta energía hacia el universo, hacia los elementos aire y sol.

Repetimos cuantas veces queramos estos pasos.

Al terminar, dirigimos la atención al contacto con el suelo, a los pies, a las raíces.

¡Probadlo, seguro que sentiréis una paz y una energía increíblemente renovadora!

Por favor, comparte y da me gusta: