Los cinco lenguajes del amor

de Gary Chapman

Los cinco lenjuages del amor

Los cinco lenguajes del amor. Este libro es, para mí, uno de los imprescindibles que toda persona debería leer. El Dr. Chapman nos habla de que todos tenemos diferentes “lenguajes” para expresar y sentir amor. Mediante ejemplos basados en su experiencia como consejero de parejas, nos describe los cinco lenguajes principales que él ha detectado en sus pacientes y en su día a día. Una vez que las personas descubren cuál es su lenguaje y cuál es el de su pareja o hijo, consiguen entender y mejorar dicha relación significativamente.

Muchas parejas, al tener lenguajes de amor diferentes, no se entienden y sienten “su tanque de amor vacío”. Estos cinco lenguajes de amor son:

  • Palabras de afirmación.
  • Tiempo de calidad.
  • Recibiendo regalos.
  • Actos de servicio.
  • Toque físico.

Cuando uno habla en un lenguaje de amor suele hacer peticiones, exigencias o reproches en esa dirección: nunca hacemos nada juntos (tiempo de calidad), ya nunca haces nada por mí (actos de servicio), nada de lo que haga parece estar bien para ti (palabras de afirmación), nunca tienes ningún detalle conmigo (recibiendo regalos), o ya no me abrazas como antes (toque físico).

Aprender a no sólo hablar en el lenguaje de nuestra pareja si no también saber qué es lo que nos hace sentir amados y saber exponérselo al otro sin exigencias, es imprescindible para crear un mejor ambiente sin críticas y quejas constantes por no recibir aquello que quieres del otro. Nos enseña a dar y recibir aquello que queremos de la mejor manera.

Es un libro muy recomendado para todo el mundo, tanto si tu relación está al borde del precipicio como si tienes una buena relación, unas veces para intentar salvarla y otras para fortalecerla aún más.

También es muy recomendable para entender a nuestros hijos. El último y/o penúltimo capítulo se centra en ello y es muy interesante para todas aquellas personas que son padres/madres.

Es un libro que nos acerca al amor, al conocimiento interior propio y de las personas que nos rodean.

FUENTE: Pulsa aquí en caso de no visualizarlo