Los conflictos no resueltos


disco rayado
Los conflictos no resueltos 

son como un disco rayado… 

impide que pasemos

a la siguiente melodía.

 

Muchas veces nos encontramos mal y no somos conscientes del motivo. Es posible que en el momento presente tengamos todo “viento en popa”, pero quizás arrastramos de atrás conflictos que hemos enterrado y que no hemos resuelto.

Es importante pararse a pensar e ir desterrando cada uno de esos bloqueos que hemos dejado perdidos en el tiempo, olvidados, enterrados… para conseguir desprendernos de ellos y tener un presente más liviano y satisfactorio. Pueden ser conflictos sin importancia, pero en aquel momento nos hicieron daño.

En otras ocasiones, somos perfectamente conscientes del conflicto que nos está afectando, nos da vueltas en la cabeza continuamente y no somos capaces de detener el flujo de esos pensamientos. En estos casos es cuando nos encontramos con un disco rayado en nuestras vidas.

La única opción que tenemos es tirar ese disco ya que ha dejado de ser útil para nosotros. La mejor forma de despedirnos de ese disco que ya no nos vale es haciendo las paces con él, no enfadarnos con él porque ya no nos es útil, sino dándole las gracias por los buenos tiempos en los que nos ha acompañado con su música y diciéndole adiós.

Si somos capaces de hacer esto con un disco rayado, también tenemos la capacidad de hacer lo mismo con situaciones o conflictos que nos han estado dando vueltas en la cabeza. Unas veces por orgullo, otras veces por cuestión de culpabilidad… lo cierto es que el motivo ya no importa, ya sólo queda perdonar a los demás, perdonarnos a nosotros mismos y seguir fluyendo con las nuevas melodías que nos trae la vida.

Un nuevo disco nos espera 🙂