Meditación para equilibrar el Chakra 1

meditacion_chakra1Meditación para equilibrar el Chakra 1. Crea un ambiente adecuado preferiblemente en contacto con la naturaleza y en contacto directo con la tierra, si es posible, sino también funciona pero es menos potente.

Para conectar con mayor intensidad con el primer Chakra, cierra los ojos y visualiza la planta de tus pies, imagina como de ellas salen raíces, visualízalas tal y como quieres que sean: fuertes, potentes, robustas, flexibles… intenta fijarte en cada detalle y siente como el peso de tu cuerpo va cayendo sobre las plantas de tus pies mas y mas…

Mientras esas raíces se van dirigiendo al centro de la tierra, siente cómo está tu cuerpo, siente si al conectar con tus raíces te sientes seguro o incomodo o si emite señales de huir. Siempre visualizando como tus raíces crecen mas y mas.

Ahora eres dueño de tus raíces, de tu vida, y decides lo que quieres eliminar a través de ellas. Envía mentalmente a la planta de tus pies todos los pensamientos, emociones, miedos y toda la energía gastada y negativa que no te sirve para poder avanzar. Visualiza de qué modo se va eliminando por la planta de los pies y es adsorvida por la tierra y se queda en el núcleo ahí almacenado. Disfruta este proceso de vaciado, siente tu cuerpo más presente, suelta cualquier emoción que surja, sin juzgarla. siente también tu conexión con el universo, desde la parte superior de tu cabeza.

Poco a poco sentirás las dos fuerzas que confluyen en ti, la del cielo y la de la tierra. No juzgues los pensamientos ni sentimientos que llegan, sólo permite que salgan y que se elimine todo lo que no es chakras1positivo para ti en este momento. Te iras sintiéndote más anclado a la tierra, notando la fuerza de la tierra debajo de ti. Disfruta sintiendo tus raíces fuertes y como van evolucionando las emociones y sensaciones en tu cuerpo.

Es posible que empieces a sentir oleadas de calor o frío en distintas zonas de tu cuerpo, cosquilleo o como si se te durmieran zonas de tu cuerpo… eso indica que esa zona esta despertando, se esta activando toda la energía de esa zona. Descubre cómo el cambio de fuerza de tus raíces va cambiando el resto de los Chakras. Subiendo desde el primero de color rojo intenso en la base del tronco y piernas pasando por el segundo Chakra situado debajo del ombligo y que nos recuerda que debemos confiar y potencia nuestra creatividad y autoestima, llenamos esa zona mentalmente con el color naranja mientras repetimos YO CONFÍO, YO PUEDO.

Seguimos subiendo hasta posicionarnos encima del ombligo donde inundamos la zona del color amarillo, este tercer Chakra nos recuerda nuestra fuerza, nuestro poder y nuestras decisiones. Sentimos la fuerza de nuestro Chakra e irradiamos ese potencial de fuerza ilimitada a todo nuestro cuerpo, recordamos a todo nuestro cuerpo que estamos recuperando nuestro poder personal y estamos siendo protagonistas y responsables de nuestra vida.

Llegamos al corazón, donde se encuentra el cuarto Chakra, imaginamos toda la zona del pecho con un color verde brillante e irradiamos amor luminoso desde el corazón hacia el resto de nuestro cuerpo, y desde nuestro cuerpo hacia la sala o lugar donde estemos y desde allí al resto del mundo. Nos fundimos con la sensación de amor incondicional que habita en cada uno de nosotros y sonreímos, disfrutando de todo lo que en este momento sentimos.

Seguimos subiendo al quinto Chakra, situado en la garganta, en esta ocasión pensamos en el color azul que envuelve toda la zona de la garganta y cuello, conectamos con la comunicación con nosotros mismos y con los demás, con todo lo que nos cuesta expresar, todos los sentimientos que nos encoge no poder mostrar. Si surge la necesidad de gritar mudo o verbal, permítelo, eso ayuda a desbloquear la energía de esta zona y así pueda fluir para poder seguir avanzando.

LLegamos al sexto Chakra o tercer ojo, situado en la frente, en el entrecejo… llenamos nuestra frente con el color violeta y nos abrimos a la sabiduría, al conocimiento y a la fe. Nos abrimos a recibir todos los mensajes que el mundo nos da cada día y a comprenderlas.

Por ultimo disfrutamos de la conexión ilimitada con el Universo, en el séptimo Chakra, sentimos una luz blanca que nos baña desde la parte superior de la cabeza hasta la planta de los pies. Nos abrimos a recibir la energía del universo, a recargarnos de ella y a recordar que nosotros estamos hechos de esa energía. Disfrutamos de la conexión del universo y de la tierra y dejamos fluir toda la energía por todo nuestro cuerpo.

Después lentamente ir moviendo nuestras manos, pies, etc. Lo ideal es en un principio realizarla 21 días seguidos para notar la evolución en nosotros mismos y poder anclar e integrar lo que necesitemos en nuestra vida, las raíces son las que nos permiten dar el salto, impulsarnos hacia lo que soñamos con hacer, todo lo que queremos materializar, sin limitaciones y con la confianza de que nuestra guía os servirá de apoyo para lo que os propongáis.

Fuente: Chakras, el camino del equilibrio de Almudena Martín e Irene Martín.

Por favor, comparte y da me gusta: