Meditación equilibrar chakra 5

meditacion_chakra1El equilibrio en nuestro chakra 5 (el de la garganta) consiste básicamente en conocer nuestra verdad y expresarla sin miedos. Debemos convertir nuestras palabras en nuestro mejor aliado para expresar nuestra verdad y para establecernos en ella para alcanzar la coherencia interna tan esencial.

Busca un lugar cómodo y donde nadie te interrumpa. Con la intención de descubrirnos y de encontrar la conexión con nuestra verdad más profunda, nos alinearemos con el cielo y con la tierra y cerraremos nuestros ojos para conectar con nuestra parte más profunda.

Visualizaremos mentalmente que nuestro cuello, nuestra garganta se llena de una luz azul brillante, observando como ésta palpita hasta que casi podamos sentir y escuchar el latido de nuestro 5º chakra. Sentimos el movimiento que se produce, somos capaces de ver los matices del color azul y el dibujo que se va realizando. La energía puede moverse alejándose y acercándose o girar en forma de espiral. Cualquier modo en el que se nos presente la energía de nuestro 5º chakra será exactamente la forma en la que estará fluyendo dentro de nosotros.

Una vez sentimos que estamos conectados con la energía de nuestro 5º chakra y su expresión, dejamos que los sentimientos conscientes e inconscientes que tengamos fluyan hasta llegar a nuestra garganta. Podemos visualizar como palabras sueltas o frases van recorriendo desde distintas partes de nuestro chakras5cuerpo hasta llegar a nuestra garganta. En este momento también pueden llegarnos las imágenes de personas o de escenas que hayamos presenciado y tengamos atascadas. Dejamos fluir todas las palabras, las emociones, las imágenes. Permitimos que todas esas formas de expresión lleguen a nuestro 5º chakra y se añadan a la energía que visualizábamos ya en movimiento.

Observamos si nos llegan a la mente situaciones que hasta el momento habían pasado desapercibidas para nosotros. Tal vez sean experiencias muy antiguas y que apenas recordábamos pero permitimos que fluyan, las permitimos entrar en nuestra garganta, permitimos hacer conscientes todos esos sentimientos.

Seguimos permitiendo que toda esa energía se dirija al chakra de la expresión. Observando desde dónde nace cada palabra, frase o imagen y qué recorrido hacen por nuestro cuerpo hasta nuestra garganta. Esto nos dará pistas de con qué chakra estaba relacionado el bloqueo de la expresión de esa emoción. Permitimos que fluyan todas esas emociones hasta que sintamos que ya está todo localizado en el quinto chakra. Nos tomaremos todo el tiempo que sintamos necesario.

Cuando tengamos nuestro quinto chakra lleno de nuestra verdad, de todas las verdades que hemos experimentado durante nuestra vida, observamos el movimiento de la energía con esa luz azul. Vemos cómo todo se ha unido y ahora sólo brilla.

Sentimos la fuerza de nuestro 5º chakra e incluso pueden darnos oleadas de calor o frío intensos. Permitimos que ocurra. También pueden surgir carraspeos o toses y también permitimos que ocurra. Permitimos cualquier manifestación para liberarnos y repetimos en voz alta y con seguridad:

  • Me autorizo para desprenderme de todas las convicciones negativas de que expresar mi verdad me perjudica.
  • Me autorizo para desprenderme de todas las convicciones negativas de que soy incapaz de expresar mis sentimientos.
  • Me autorizo para desprenderme de todas las convicciones negativas de que al expresar mi verdad daño a los demás.
  • Me autorizo para liberarme de todas las convicciones negativas que limitan la expresión de mi quinto chakra, de mi voz, de mi ser, de todo lo que Yo Soy.
  • Me autorizo para abrirme a recibir y encarnar las herramientas para expresar mi verdad de una manera armónica, segura y confiada.

Sentimos las palabras que estamos expresando y las hacemos nuestras. Repetimos estas afirmaciones las veces que necesitemos hasta que las creamos e integremos. Llevamos la atención a nuestro quinto chakra y observamos si ha cambiado el movimiento de la energía, el movimiento de nuestro azul.

Disfrutamos descubriendo los nuevos movimientos de nuestra energía o los movimientos que empezamos a afianzar. Sentimos nuestro quinto chakra fuerte y seguro y ponemos nuestras manos en él para conectar nuestro corazón prolongándose por nuestra manos hasta la garganta.

Sentimos estas dos fuerzas unidas, fundiéndose y llenando de amor todas las expresiones que no fueron dichas o todas las emociones que nos dejaron sin palabras y no pudimos manifestar. Fundimos todas nuestras formas de expresar nuestra verdad, las conocidas y desconocidas.

Nos permitimos fundir la energía del cuarto y quinto chakra y visualizamos cómo la luz de ambos chakras confluyen y lo iluminan todo en nuestro cuerpo, llenándolo de azul verdoso, un azul turquesa brillante.

Concentramos toda esa energía en nuestra garganta y cogemos aire, al soltarlo abrimos nuestras manos como símbolo de abrirnos a nuestra expresión y a la vez abrimos nuestra boca para expresar. Puede ser un grito mudo o un grito manifestado. También puede ser una frase como “me libero” o si lo sentimos, podemos pronunciar el Om tibetano. Cualquier forma en que salga nuestra expresión será la perfecta para liberar toda la energía atascada.

Sentimos la liberación y repetimos esto las veces que necesitemos. Cogemos aire con nuestra manos puestas en la garganta y al soltarlo abrimos nuestros brazos y nos impulsamos con nuestra expresión.

Poco a poco cuando veamos que la energía ya está armonizando y empieza a ser menor la intensidad, agradecemos todos los momentos que han aparecido durante la toma de conciencia, todas las personas que nos han venido a la mente y todas las situaciones de las que hemos aprendido. Agradecemos todo eso y lo dejamos marchar por la planta de los pies. Nos anclamos a la tierra y nos recordamos que somos capaces de expresar nuestra verdad siempre que queramos, pues tenemos la libertad y la capacidad de alinearnos con nuestra coherencia interna y la fuerza para manifestarlo.

 

Fuente: Chakras, el camino del equilibrio de Almudena Martín e Irene Martín.