¿Por qué la miel no siempre es una buena alternativa al azúcar?

miel¿Por qué la miel no siempre es una buena alternativa al azúcar? Muchas personas cuando hablamos de que el azúcar no es nada sano, me comentan que lo sustituyen por la miel. Lo cierto es que la miel es muy buena, pero la gran mayoría de la miel que tenemos en el mercado no lo es tanto, de hecho… ¡¡tiene un montón de azúcar procesado!!

En este post ya os hablé del azúcar y también sería interesante que vierais este documental sobre este producto tan difundido en casi todo lo que ingerimos sin ni siquiera darnos cuenta, y de la gran “mafia” que se esconde detrás de esta industria… seguro que os sorprende…

Muchas personas piensan que la miel es el mejor sustitutivo del azúcar, pero tenemos que seleccionar con mucho cuidado la miel que ingerimos, ya que podemos estar ingiriendo gran cantidad de azúcar procesado sin ni siquiera ser conscientes de ello. La miel procesada que encontramos en casi cualquier supermercado, está mezclada con una cantidad enorme de azúcar, no es miel pura… sólo tenéis que fijaros en la letra pequeña.

Si la stevia (la mejor alternativa natural al azúcar) no os convence y preferís la miel, os aconsejo que escojáis siempre una miel ecológica. Las mieles que están certificadas como ecológicas tienen que cumplir los siguientes requisitos:

  • La ubicación de las colmenas debe estar alejada de zona de cultivos tratados con pesticidas, es decir, deben estar situadas en zonas de vegetación silvestre o ecológica. Las colmenas deben ser naturales, no hechas ni tratadas con elementos artificiales.
  • Las abejas deben ser alimentadas de forma ecológica, es decir, las abejas que producen miel no ecológica son alimentadas de manera artificial y con elementos que las estimulan a producir más miel. En la apicultura ecológica, son alimentadas con su propia miel, polen y jalea y, en caso de bajas reservas de éstas, las que se les proporcione deben ser también ecológicas.
  • Para garantizar la supervivencia y salud de las abejas, se pueden usar productos homeopáticos o fitoterapéuticos (productos naturales cuya sustancia activa proviene de origen vegetal) que no alteran ni la composición ni el sabor y aromas de la miel.
  • El proceso de recogida de la miel es diferente, en el caso de las ecológicas, tanto el procesado como el envasado de la misma, se hace en frío, para preservar de la mejor manera posible sus propiedades organolépticas (olor y sabor) y nutricionales. ¡¡Y no se les añade azúcar!!

El resultado que se obtiene de seguir estos pasos, es la obtención de una miel única y pura con un sabor y aroma mucho más auténtico, y con todas sus vitaminasminerales propiedades intactos como enzimas, ácidos orgánicos y sustancias antioxidantes.

Existen muchísimas clases de miel, según de dónde hayan extraído el néctar las abejas, el tiempo transcurrido entre su producción y su ingestión y un largo etc.

Sin duda la miel pura (la ecológica) es una excelente medicina para casos como:

  • Vitalidad: ayuda a prevenir y curarte de anemias, fatiga, estrés, en épocas de exámenes y/o entrenamiento fuerte. Las más indicadas son las ricas en minerales, o de color oscuro como la de alforfón y brezo.
  • El corazón: La miel tonifica el corazón cansado y ayuda a eliminar la retención de líquidos en los afectados cardiacos. Escoge miel diurética como la de brezo, espliego y majuelo.
  • Antibiótico: gracias a todas sus vitaminas, minerales, enzimas activas, aminoácidos, ácidos orgánicos, sustancias antibióticas (inhibina, ácido fórmico), polen, acetilcolina… es fantástica para los resfriados y suavizar la garganta.
  • Digestiones difíciles: La miel es un alimento predigerido por las abejas por lo que se absorbe rápidamente, alivia el ardor y los dolores de úlcera. Las más indicadas son la miel de romero, tilo y tomillo.
  • Ayuda a mantener un equilibrio y evitar el estreñimiento gracias a sus oligosacáridos. Ayuda a mantener una flora bacteriana sana.
  • Ayuda a la absorción del calcio. Los investigadores han encontrado que la miel aumenta un 33,6 % la absorción de calcio en ratas, probablemente por el contenido en carbohidratos como glucosa, fructosa y rafinosa.
  • Anti-cáncer: Otro nuevo estudio ha encontrado que la miel natural y sus derivados (própolis, jalea real, etc.) llegan a disminuir el crecimiento tumoral y evitan la metástasis, cuando se inyectan en los tumores de ratones de laboratorio, lo que la convertiría en un dulce tratamiento anti-tumoral.
  • Alcoholismo: La miel activa la eliminación de hasta un 35% del alcohol, porque activa el metabolismo del hígado. También es buena para eliminar toxinas y proteger el hígado de medicamentos y de malos hábitos alimenticios.
  • Y además… ayuda en casos de insomnio, en las alergias y es antioxidante, por lo que le viene muy bien a nuestra piel también. Tampoco daña nuestros dientes gracias a una enzima que elimina la placa. Cuando hablamos de una miel que no es natural o ecológica, ya no podemos decir lo mismo al tener grandes cantidades de azúcar procesado.

¡Así que ya lo sabéis! Cuando compréis miel, aseguraros de que sea ecológica. Quizás sea algo más cara pero ¡¡ahorraréis en salud!!

😉

Por favor, comparte y da me gusta: