Reiki, una puerta a nuestro interior

El Reiki, como muchos ya sabréis, es un método de sanación natural que ayuda a recuperar nuestro equilibrio y plenitud desde el interior. Es una terapia complementaria que puede cambiar la forma en la que ves la vida. Es por esto que es considerado mucho más que un método de sanación, sino también como un método de crecimiento interior.

El Reiki es hoy por hoy una técnica muy asentada y aceptada que está siendo practicada incluso en hospitales, de nuestro país y por todo el mundo, por los beneficios que aporta.

Terapias energéticas se aplican en hospitales públicos

Reiki no es sólo una técnica, su práctica continuada, y muchas veces desde la primera sesión, nos ayuda a sentirnos más relajados, más conectados, en paz con nosotros mismos y con los demás. Esta armonía física que proporciona ayuda a mantener las defensas del organismo más fuertes, acompañando cualquier proceso de sanación o curación, ayudándonos a mantenernos estables y en un estado saludable de equilibrio energético y mental que apoyará a su vez un equilibrio en nuestro cuerpo físico.

Cada vez está más demostrada la influencia que la mente ejerce sobre nuestro organismo. Científicos de renombre como Bruce H. Lipton han demostrado que los pensamientos curan más que los medicamentos. El aporte de energía limpia que se transmite en Reiki, una energía que es “intangible” como puede ser la palabra o los pensamientos, tienen repercusiones directas sobre nuestro sistema físico.

Cuando escuchamos alguna frase que asociamos con algo que nos causa miedo, puede conseguir fácilmente que se alteren nuestro ritmo cardíaco o nuestra presión sanguínea. El estrés es otra de las enfermedades que se ha demostrado que están muy vinculadas a los pensamientos. De esta misma forma, a través de otras frases se puede conseguir que de forma inconsciente nuestro cuerpo segregue endorfinas, produciéndonos una sensación placentera.

La energía que aporta el Reiki, además de actuar sobre nuestro físico, también actúa en nuestro sistema energético, nuestros chakras y nuestra mente. Mentalmente nos proporciona ese estado de equilibrio y paz interior que hace que nos armonicemos energéticamente y nuestro cuerpo segregue todo lo necesario de forma natural para reestablecer el equilibrio, encontrándonos así físicamente mucho mejor.

Los efectos del Reiki perduran en el tiempo, no terminan cuando termina la sesión. Esos efectos se integran y pasan a formar parte de nosotros.

La energía de Reiki está basada en el amor incondicional, por lo que a la hora de iniciar una sesión, nos olvidamos del estatus social, raza, religión, procedencia o inquietudes de la persona que lo va a recibir. El Reiki no sólo se aplica en hospitales, sino también en algunas cárceles de España. Al hacer Reiki a un recluso o a cualquier persona, dejamos de lado nuestro juicio, ego y opinión personal, simplemente nos convertimos en canales y transmitimos esa energía universal de amor incondicional para que sea utilizada en lo que más necesite la persona que lo recibe.

El reiki y el asmaEl terapeuta de Reiki no utiliza su propia energía, sino la energía universal, haciendo de canal como se ha ya comentado. Es por esto que un practicante de Reiki no se sentirá agotado después de una sesión, porque su energía vital sigue intacta. Esto se consigue gracias al estudio de las técnicas de Reiki y a la iniciación realizada por un maestro de Reiki. Hay personas que espontáneamente consiguen hacerlo sin haber sido previamente iniciadas, pero requiere un gran esfuerzo y constancia de ejercicios y trabajo interior, y aún así no hay garantías de que se llegue a ello. Es por eso que las iniciaciones facilitan tanto el trabajo, ya que un maestro de Reiki limpia y abre tus canales energéticos para que puedas canalizar la energía universal fácilmente.

Reiki es, fundamentalmente, un camino de crecimiento, evolución y profundos cambios positivos en todo nuestro Ser que ya desde el primer nivel de su enseñanza empiezan a manifestarse. Su energía ejerce su acción directa e intensamente sobre el corazón y nos estimula e invita a trasladarnos del tercer chakra (el del poder terrenal), al cuarto (el del amor incondicional).

Tanto si es por que somos canales Reiki, como si es porque recibimos la energía Universal a lo largo de una serie de terapias, (de manera más sustancial en el primer caso y en menor cantidad en el segundo), en todos nuestros cuerpos energéticos, (en el caso de que estén alterados) se producen notables reajustes y su vibración y frecuencia aumentan sensiblemente, invitándonos a un positivo cambio de crecimiento interior.

Vibrando a niveles más altos, nos desplazamos energéticamente del plano material, elevándonos hacia el plano espiritual, pasando por lo tanto de una actitud material de poder, al espacio del corazón, donde no existe dicho deseo y sí la generosidad sin limites. El chakra del corazón es la sede del amor incondicional.

Dicho cambio nos permite crecer, accediendo a una visión distinta de la existencia, tanto material como espiritual, elevando nuestra conciencia y permitiéndonos contemplar desde un punto de vista nuevo y más positivo a nosotros mismos, a nuestros semejantes y a toda la creación.

Reiki, nos abre la posibilidad de vivir y actuar desde el corazón, donde sólo reina el amor y desde donde todo cuanto pensamos y nos proponemos asume un aspecto distinto, más libre, más puro, más auténtico y más afín al objetivo real de nuestra presencia sobre el planeta.

Maestra federada por la Federación Española de Reiki

Lo anteriormente dicho, en ningún caso va en detrimento de nuestra vida cotidiana, de la lucha por la supervivencia, del trabajo o de las relaciones con las demás personas. Por el contrario, nos permite poseer una visión más positiva de nosotros mismos y de nuestros problemas, de los problemas y actitudes de los demás siendo más abierta, menos cerrada en nosotros mismos y por lo tanto, nos permite actuar con mayor libertad, facilidad y acierto; en una palabra, con más amor.

Si deseas recibir sesiones de Reiki, estés donde estés, aquí en Spiritual Chakra las ponemos a tu disposición como terapeutas y maestros federados que somos.

Si lo que deseas es adentrarte en este maravilloso mundo y no sólo quieres recibir Reiki, sino que también deseas auto-sanarte, sanar a los demás y ayudar en tu crecimiento personal y espiritual, te ofrecemos cursos reconocidos por la Federación Española de Reiki de todos los niveles.

¡Reiki es un camino que no te arrepentirás de haberlo escogido!

Por favor, comparte y da me gusta: